En cuanto llegue a la oficina me pongo


Imagina que estás haciendo una visita a un cliente o a un posible cliente.
Estás anotando todo en tu libreta, hablas con él, le preguntas por sus necesidades o él te está pidiendo datos sobre precios, productos…
Al final cierras tu libreta y te despides con un: “bueno, ya si eso te envío un presupuesto... en cuanto llegue a la oficina me pongo y te lo mando por mail”.
carlos rubio,contazoom.com,asesoria de empresas,fiscal,impuestos,contabilidad,contable,contabilidad online,autonomos

En el mejor de los casos harás eso y en el 90% de los casos pasarán uno, dos, tres o más días antes de que te “pongas”.
Llegado el momento, buscarás en tus anotaciones y empezarán las típicas dudas:
"era de 40 cm o de 48, ¿qué me dijo?”
“¿lo quería con transporte incluído?”
"se me olvidó poner el color"
"¿en qué descuento quedamos al final?"
"y aquí, ¿qué c.. he puesto aquí?"
Fantástico, tendrás que llamar y preguntar de nuevo, veremos si contestan o cuando puedes hablar con la persona adecuada...
¡Vaya imagen más profesional!.
¿Te gustaría acabar con esa imagen?. Hoy en día no es necesario pasar por esas penurias. Puedes adoptar medidas que corrijan ese desastre.
Por ejemplo, mientras hablas con el cliente le puedes ir haciendo el presupuesto...en directo, sin necesidad de estar en tu oficina.
carlos rubio,contazoom.com,asesoria de empresas,fiscal,impuestos,contabilidad,contable,contabilidad online,autonomos
Pero aún queda lo mejor, si te vas y le has dejado el presupuesto para que decida más tarde, el seguimiento será automático, podrás saber cuando lo ha leído y cuando lo ha aceptado.
Por supuesto, de un vistazo podrás ver qué presupuestos tienes "atrancados" y volver sobre ellos, llamar de nuevo, mandar un mail, volver a enviarlo....
¿Te interesa ser más productivo?, ¿tener más control sobre tu negocio?.