¿Qué gastos puedo deducirme de alquilar un piso?

Se acerca la hora de la verdad y al que más y al que menos le tiemblan un poco las piernas....se abre el telón de la declaración de renta y patrimonio del año 2013.

Uno de los temas que algunos olvidan cuando le hacen la renta a un amiguete o cuando "te la hacen" directamente en la AEAT, son los gastos que sí podemos deducirnos por el arrendamiento que cobramos de una vivienda.



Esta es una recopilación de los mismos, ¡no olvides ninguno!:


  • Los gastos, intereses y otros, del préstamo que hayamos utilizado para la compra o reforma de la vivienda o local que hemos arrendado. Podemos incluir también los de la financiación que hayamos obtenido por ejemplo para la compra de un frigorífico o mobiliario para poder alquilar un piso.
  • Amortización de la vivienda o local (3%), también sobre los bienes o mobiliario adquiridos (hasta un 10% anual).  Ojo!!!, con la amortización, ésta será el resultado de aplicar el porcentaje del 3% sobre el mayor de los siguientes valores.


    a) Coste de adquisición satisfecho, incluidos los gastos y tributos inherentes a la adquisición (notaría, registro, IVA no deducible, Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, gastos de agencia, etc.) sin incluir en el cómputo el valor del suelo. En las adquisiciones de inmuebles por herencia o donación, sólo tendrá la con­sideración de "coste de adquisición satisfecho" la parte de los gastos y tributos inherentes a la adquisición que corresponda a la construcción, así como la totalidad de las inversiones y mejoras efectuadas.


    b) Valor catastral, excluido el valor del suelo.


    Cuando no se conozca el valor del suelo, éste se calculará prorrateando el coste de adquisición satisfecho entre los valores catastrales del suelo y de la construcción de cada año reflejado en el correspondiente recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
  • Gastos derivados de la realización del contrato de arrendamiento, comisiones, servicios de profesionales...etc, con factura claro.
  • Impuestos, tasas, cánones. No se pueden incluir recargos, multas..... Por ejemplo la tasa sobre vertidos, el IBI...etc.
  • Reparaciones y conservación de la vivienda (pintar, arreglar un grifo...).
  • Suministros a cargo del arrendador: agua, luz. También gastos de comunidad, seguros sobre la vivienda o su mobiliario. 
  • Los saldos de dudoso cobro que estén debidamente justificados.