Ayudas para emprendedores

Entre las novedades interesantes y beneficiosas para aquellos que se hayan lanzado a trabajar por su cuenta en 2013, tenemos la siguiente, recogida en el artículo 32, apartado 3 de la Ley del IRPF:


¿Quién se beneficia?


Contribuyentes que hayan iniciado el ejercicio de una actividad económica en 2013.


¿En cuánto?


Podrán reducir en un 20 por ciento el rendimiento neto en el primer período impositivo en que el mismo sea positivo y en el período impositivo siguiente. Ojo, no tiene por qué ser en la renta de 2013 ni en la de 2014.


Letra pequeña


Hay que tener en cuenta sólo unos pequeños requisitos:


  • Determinar los rendimientos, a efectos de IRPF mediante el Régimen Estimación Directa.
  • Se entenderá que se inicia una actividad económica cuando no se hubiera ejercido actividad económica alguna en el año anterior a la fecha de inicio de la misma o que no se hubieran llegado a obtener beneficios.
  • La cuantía de los rendimientos netos, sobre la que se aplicará la citada reducción, no podrá superar el importe de 100.000 euros anuales.
  • No se podrá aplicar la reducción si más del 50 por ciento de los ingresos del ejercicio proceden de una persona o entidad para la que el contribuyente hubiera trabajado en el año anterior a la fecha de inicio de la actividad.

Si te ha parecido interesante, por favor ayúdame con la difusión de esta entrada en las redes sociales (puedes aprovechar los enlaces que encontrarás al final). Muchas gracias.


Fuente: Ley 11/2013, de 26 de julio. Ref. BOE-A-2013-8187. Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero.