Plazos para fraccionar el pago de una deuda tributaria

Cuando solicitamos una fraccionamiento, aplazamiento, para el pago de una deuda con la Administración Tributaria, normalmente solicitaremos aquellos plazos, importes y condiciones que nos sean más favorables, sin embargo, eso no quiere decir que finalmente sean aceptados por la misma. Nosotros proponemos y ellos disponen.

Así, será la Administración tributaria en la resolución de la solicitud del fraccionamiento (artículo 52.1 del RGR), la que fijará plazos e importes definitivos, que pueden ser distintos de los propuestos por nosotros. Por supuesto, se supone, que se habrán tenido en cuenta las circunstancias y otros argumentos que le hayamos expuesto en nuestra propuesta.

El artículo 65.1 de la LGT 58/2003 dice que: "Las deudas tributarias que se encuentren en período voluntario o ejecutivo podrán aplazarse o fraccionarse en los términos que se fijen reglamentariamente y previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiera le impida, de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos. “

Nuestra solicitud de fraccionamiento deberá contener como mínimo plazos, importes y demás condiciones que nos interesen (si queremos fraccionar varias deudas deberemos indicar de forma separada cada una) y las fechas de vencimiento propuestas siempre habrán de coincidir con los días 5 o 20 de cada mes.