Camarón que se duerme....


….se lo lleva la corriente”. 

Eso lo decimos en España de las personas que se dejan llevar, que no quieren cambiar, actuar, reaccionar…etc. y que por tanto no progresan, o aún peor, son “sacadas fuera de la circulación”.

Hace unos meses, leí con gran avidez el libro “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas”, cuyo autor, Covey Stephen, falleció en Julio de 2012.


Durante su lectura, fui haciendo multitud de anotaciones en mi recién estrenado “ebook”. La intención era aprovecharlas para hacer alguna entrada en este blog, puesto que me estaba gustando lo que leía y quería difundirlo para animar a su lectura a aquellos que aún no lo hayan hecho. No es fácil de leer, pero te engancha. Creo que lo volveré a repasar este verano, seguro que encuentro cosas que me habían pasado desapercibidas en la primera lectura.


En una de mis notas escribí: crisis actual.

Al releer dicha “marca” me encontré con que se pueden adoptar dos posturas ante la situación horrible en la que nos encontramos en Europa (sobre todo en España). Podemos ser “reactivos” o “proactivos”, es decir, dejar que lo que pasa nos “determine” o actuar y salirnos de la senda “determinada”.


Ahora, gran parte de la economía está deprimida, el desempleo es generalizado, vivimos una época de gran recesión.


¿Qué nos está sucediendo?, ¿cuál es el origen?, ¿qué nos espera en el futuro?. Estudiando las tendencias y el entorno, “con el supuesto reactivo subyacente de que estos determinarán nuestro futuro….parece que las cosas irán a peor antes de mejorar y todos lo sabemos”.


Entonces, ¿cuál es nuestra respuesta?, ¿qué haremos nosotros?, ¿podemos tomar la iniciativa?. 


Por ejemplo, en el mundo de la empresa, podemos reducir costes, cambiar gama de productos, ajustar precios, ampliar mercados…etc., es decir, podemos actuar, ser proactivos.


Como se dice en el libro: “la diferencia entre las personas que toman la iniciativa y las que no lo hacen equivale literalmente a la diferencia entre el día y la noche”.


Resumiendo la situación, si nos ponemos “modo proactivo”, puede cambiar nuestra percepción de la realidad:


Lo que nos está sucediendo no es bueno y las tendencias sugieren que será peor antes de que mejore. Pero lo que nosotros estamos determinando que suceda es muy bueno, puesto que adoptamos un mejor control de costes, controlamos mejor y ampliamos mercado. Por lo tanto, el negocio irá a mejor, paso a paso y pase lo que pase alrededor.


Siguiendo la lectura del libro: “Qué diría a esto una mente reactiva?: oh! vamos, afrontemos los hechos, no pueden llevar más adelante este enfoque de pensamiento positivo y automentalización. Más tarde o más temprano tendrán que afrontar la realidad”. 


Sin embargo, será un hecho que afrontamos la realidad (mala) y, también será un hecho, que podemos elegir nuestra respuesta a las circunstancias y predicciones actuales. “No afrontar la realidad es aceptar la idea de que lo que sucede a nuestro alrededor nos determina”.


Las organizaciones (las personas también), han de ser proactivas, no tienen por qué estar a merced del ambiente, deben tomar la iniciativa para alcanzar los propósitos compartidos de todos los individuos implicados.


Claro, es más cómodo usar/adoptar posturas “reactivas”, que se manifiestan por ejemplo en el lenguaje utilizado (que todos hemos podido oir en muchas reuniones) y que “absuelve de toda responsabilidad”:…yo soy así, no puedo hacerlo, no tengo tiempo, todo me sale al revés, …es decir no soy responsable, no puedo elegir mi respuesta.


Espero que vosotros sí queráis elegir vuestro destino, vuestras respuestas, y que no os asustéis al asumir la responsabilidad de vuestros actos… “no os durmáis”.




Más posts en www.abcventas.com

Post publicado también en scriptogr.am






http://feedproxy.google.com/~r/abcventas/~3/k7Lp5n1Htow/camaron-que-se-duerme.html